Reporte Hikikomori: Tsutomo Miyazaki, Lolicon Asesino

¿Qué ocurre cuando la realidad supera a un género tan amplio como el Gore mismo? Esta historia digna de ser recreada en un film, impactó a todo Japón y dio énfasis al repudio social con el cual se trataba a los Otaku de aquella época.

0
Reporte Hikikomori 1: Tsutomo Miyazaki

Sean bienvenidos a la primera entrega de Reporte Hikikomori. En esta y en publicaciones siguientes, estaré comentándoles aquellos casos que hicieron que Japón se paralizara más de una vez con historias tan aterradoras, que harán lucir a Yami Shibai, como pequeñas historias para niños. ¡Empecemos!

Asesino Serial de Lolis

Nuestra historia comienza con un chico llamado Tsutomo Miyazaki, el cual desde pequeño sufrió de Bullying, por una deformidad en sus manos la cual tenía su causa por haber sido un niño prematuro; Sus manos estaban fundidas junto  con su muñeca impidiéndole así su libre movimiento (Para mover como debía ser, tenía que mover todo su antebrazo.)

Sus compañeros lo describían como un chico tranquilo y particularmente solitario al cual le costaba mucho hacer amigos (Por pena a que se burlasen de su deformidad o simplemente ser ignorado) por esto comenzó poco a poco a inmiscuirse en el mundo del Manga, los cuales leía  a diario hasta altas horas de la noche.

Tsutomo Miyazaki

Cabe resaltar que Miyazaki era una persona de gran inteligencia, pero, aun así en sus ensayos solía mencionar como le hubiese gustado vivir una vida donde no tuviese el gran defecto de sus manos. Al más puro estilo de Boku Dake ga Inai Machi; Un mundo que no fuese como es su realidad.

La Oveja Negra de la Familia

Pasando la década de los ‘80s, fue cuando regreso a vivir con su familia, conformada por un Padre, una Madre, un Abuelo y sus tres Hermanas, de las cuales 2, lo repudiaban.  En cuanto a ellos, él contó que sus padres solían compensar todo con cosas materiales, más que apoyo.

Su abuelo, era la única persona en la familia el cual lo escuchaba y ponía un poco de interés en él.

Sin embargo en su vida sexual, no le iba tan bien como en la relación con su abuelo, ya que por miedo al rechazo de las mujeres y porque se sentía inferior sexualmente ante ellas (Se decía que era por su pequeño genital おちんち), por ende comenzó a consumir  pornografía a por montones, Algo sano, ¿no creen?

Pero, cansado de la pornografía para adultos, comenzó a entrar al mundo oscuro de la pornografía infantil, donde como todos sabemos, es ¡Ilegal! (?)

Una Noticia Devastadora

Todo parecía ir muy normal y rutinario (o pesado y devastador) para el joven Miyazaki, pero, en 1980 ocurrió algo que ni siquiera el mismo esperaba, aquello que logro quitarle toda esperanza de seguir su triste y trágica vida, la muerte de la única persona que aun prestaba interés en el… Su abuelo.

Fue esto, aquello que lo llevo al borde de la desesperación y los nervios, haciéndolo entrar en crisis y comerse parte de las cenizas de su abuelo para llevar parte de él, consigo mismo por siempre.

Con la muerte de su Abuelo llegaron los problemas, muchos problemas que terminaron alejándolo mucho más de su familia. Pero… Fue un incidente el cual terminó por empujarlo en su totalidad del círculo familiar.

Y todo por el momento una de sus pequeñas hermanas, lo descubrió espiándola mientras esta tomaba una ducha, aunque no todo se quedó ahí; Miyazaki, con toda su rabia se alzó  ante su hermana golpeándole la cabeza contra las paredes del baño, incluso a su Madre cuando apareció para ver que ocurría.

Inicio de una Enfermedad y Descubrimiento siniestro.

Miyazaki en 1988 tuvo el mayor derrumbe mental de toda su vida, cuando en una tarde de verano, engañó a una pequeña niña llamada Mari Konno de 4 años de edad, ofreciéndole un simple paseo en su coche negro.

Viajando hasta el oeste de Tokio en donde descanso con ella en un sendero boscoso debajo de un puente, pero en el momento menos inesperado la asesino, y tras desnudarla, abusó sexualmente de ella, luego, al dar por finalizado el altercado, agarró la ropa de la niña y huyo en su coche.

Lo mismo sucedió con Masami Yoshizawa de 7 años de edad, en otoño del mismo año, cuando con la misma forma de abducción de la pequeña Mari, arremetió con la pequeña Masami. Finalizando de la misma forma: Robando su ropa y huyendo en su coche negro.

El siguiente acto ocurrió en invierno de 1988, el cuándo rapto a la fuerza a la pequeña Erika Namba, donde condujo hasta un aparcamiento y obligo a la pequeña a desnudarse para sacarle fotos, posteriormente asesinarla, robar su ropa y abusar de ella.

Mary Konno y Masami Yoshizawa

Sin embargo no todo lucia bien para Miyazaki, ya que más de 500 policías fueron desplegados por toda la zona de Saitama, con resultados escasos, mientras que Miyazaki salía ileso de la situación enviando cartas y haciendo llamada a los padres Mari y Erika.

Incluso, en primavera de 1899 llego a enviar en una caja con algunos restos de Mary cremados a sus padres (Terrible…). Pero, no fue hasta el verano del mismo año, cuando comenzó a ver tanta tensión en su mundo, que incluso ya no era tan discreto.

Llego a convencer a una pequeña niña de bajarse sus bragas para fotografiarla y cuando estaba en el proceso, vecinos alertaron a la policía y no tuvo opción que salir huyendo, pero aun así, frustrado, regreso por más.

Erika Namba y Ayako Nomoto

Secuela de un Asesinato

Allí encontró a Ayako Nomoto, la cual convenció de dejarse sacar fotos, para luego subirla a su coche y así recrear nuevamente su ciclo de asesinato, aunque esta vez decidiera ir mas allá, llevándose el cuerpo para de esta forma fotografiarla en diferentes poses y grabarse en el acto sexual con el cuerpo sin vida.

Cuando el hedor ya era suficiente decidió cortar sus extremidades y tras quedarse con sus manos, decidió beber su sangre y comerse algunas partes.

Pero… ¿Cuándo cayó ante la justicia?

No fue hasta que un día, intentando convencer a unas hermanas de fotografiarlas, la mayor salió huyendo y entonces cogió a la pequeña para desnudarla y tomarle fotografías.

Hasta que al momento de intentar insertarle un lente de contacto en su v*ginaまんこ, el padre de las niñas apareció y derribándolo, el salió corriendo lejos abandonando el coche por error. Muy tonto fue al regresar a buscarlo, ya que justamente ahí estaban los policías esperándolo.

Su Arresto

A inicios de Otoño del año en cuestión, fue allanada su habitación y  encontradas un total de 5.763 cintas de videos, las cuales contenían Hentai (Tanto Loli, como de cualquier otro género) y sagas de películas Slashers, llamadas Guinea Pig, y entre todo, grabaciones matutinas de animes regulares como Donkan, el cual era muy popular en ese entonces.

Habitacion de Miyazaki

Tsutomo Miyazaki  fue condenado a la horca, el cual era su mayor miedo y forma de morir, y su ejecución fue el 17 de Junio del 2008 y se dice que la misma fue en respuesta al Atentando de Akihabara (Del cual hablare en otro Reporte  Hikikomori).

Palabras de reflexión.

Pese a que Eiji Otsuka, hiciera un libro en cual relataba que el verdadero comportamiento de Miyazaki no era más que el de una persona enferma, el cual recibía fotografías y otros materiales de otra red de personas en unión por lo ilegal.

Otsuka, defendió hasta el final el “honor” de un Otaku, porque ya era suficientemente molesto que los tacharan de marginados, como para agregar también que eran unos antisociales o asesinos.

Entonces, ¿Por qué condenar a aquellas personas que tienen un gusto como cualquier otra? No es como si a un Asesino Serial le gustase beber agua; Todos aquellos que beban agua lo serán. Así de sencillo es como debería trabajar el cerebro humano, pero aun asi es mas divertido jugar a los Jueces de la Identidad Social.

¿Qué pasaría si toda tu vida se basara en el odio y el rechazo de parte de la sociedad la cual condena un simple gusto que tienes? Ha de ser feo ¿No lo crees?

Por eso te invito a que aprendamos a no juzgar a otros por sus gustos, y a estigmatizarlos por un hecho cometido por alguien que tenía un gusto similar. Recuerda que por cada persona que señalas, dos más te estarán señalando.

¡Nos leemos en el siguiente Reporte Hikikomori! ¡Muchísimas gracias por leer hasta acá!