Pequeña Recomendación: Gurren-Lagann

Pequeña recomendación de una obra demasiado importante de ignorar. Tengen Toppa Gurren-Lagann

0
Tengen Toppa: Gurren-Lagann – 2007

Tengen Toppa Gurren-Lagann (2007) es un anime del estudio Gainax cuya fanaticada suele catalogar como una obra de “apagar tu cerebro” para poderla disfrutar. Personajes simples, trama directa y una acción desenfrenada a altas revoluciones componen su columna vertebral de la obra del señor Hiroyuki Imaishi. Es por esto que Gurren-Lagann se ha ganado la fama de proveer estúpida y sana diversión a las pantallas de su audiencia.

Sin embargo, como suele pasar con la porción más arrogante de la comunidad, obras “sencillas” son menospreciadas en contraste con series aparentemente maduras y fáciles de desglosar. Suena más inteligente comentar lo “profunda” que puede llegar a ser Ghost in The Shell debido a la subversión de sus mensajes que tratar de sacarle el jugo a Little Witch Academia. No la entendí, por lo tanto debe ser buena, ¿No?“.  Este fenómeno se ve emulado con Gurren-Lagann y subsecuentes comparaciones con otras obras del estudio.

Simon & Kamina

-Tu taladro, ¡Es el taladro que perforará la bóveda del cielo!-

 

Tengen Toppa Gurren-Lagann ha sido criminalmente desvalorizada en lo que a su contenido maduro se refiere para darle lugar a su despliegue visual. Es cierto, presenta un estilo de animación característico que sería llevado a nuevos niveles en la excelente Kill la Kill. Pero obviar su invitación a reflexionar sobre una sociedad post-apocalíptica, la superación de la pérdida de seres queridos, y el convertirse en un adulto sin dejar de lado nuestro niño interior, refleja la poca capacidad crítica del espectador.

Ésta es una historia que habla sobre crecer y dejar atrás los tormentos que sufrimos a lo largo de nuestra vida, asimilándolos y fortaleciéndonos con ellos. Es por esto que hablar de Gurren-Lagann sin hacer mención de su hermana mayor, Neon Genesis Evangelion,  resulta una experiencia similar a hablar de Bakuman sin Death Note. Sí bien, las dos primeras no nacieron de la misma mente creativa, presentan más similitudes que diferencias, como un mensaje de auto superación mientras se batalla por medio de Mechas contra divinidades cósmicas defendiendo la humanidad.

Gurren-Lagann en acción

-¡¿Quién diablos crees que soy?!-

 

Gurren-Lagann es la improvisada fusión entre dos máquinas (Gurren y Lagann) piloteadas por el extravagante e impulsivo Kamina, y su tímido e inseguro (además de protagonista) compañero Simon. De esta manera, la magia de la serie radica en la dinámica entre ambos personajes y su interacción con los habitantes del post-apocalíptico mundo que los rodea.

Kamina es el héroe. Con gafas en punta para mantener la vista en el enemigo sin importar la cegadora magnitud de su presencia (sin perder el estilo, por supuesto), la espada de su padre como símbolo de virilidad y una capa con el emblema de la Brigada Gurren (bautizada por él mismo) son una fracción de los elementos que dan vida a uno de los más influyentes héroes Shonen contemporáneos. Su diseño exuda confianza y nos da una perspectiva de como éste personaje ve el mundo a través de sus ojos llenos de esperanza.

Simon es un cobarde. Al igual que en Evangelion, se nos presenta un joven fracturado emocionalmente que no es capaz de realizar nada más que cavar túneles en silencio y así escapar de sus problemas, metafórica y literalmente. Portando goggles que le permiten ver en la oscuridad y una gran chaqueta para protegerlo del frío, tenemos un personaje introvertido pocas ganas de salir adelante.

Omae wo shinjiru ore wo shinjiru!

-No creas en tí mismo, Simon. Cree en mí. Cree en el Kamina que cree en tí-

 

Y aún así, Kamina confía en Simon. Más aún que en sí mismo. Un hombre con el ego entre las nubes que desafía a los líderes del mundo de Gurren-Lagann necesita de su hermano en armas para salir adelante y poder llevar una luz de oportunidad a los rostros que conforman la Brigada Gurren; un grupo de guerreros que en desérticas planicies (al estilo Mad Max) desatan enfrentamientos contra una raza de hombres bestias por medio de sus propios Mechas.

Kamina mantiene unida a esta familia forjada por el conflicto. Es tanta su importancia que genera un cambio de tono crucial que diferencian a Gurren-Lagann de Evangelion. Sacar a dicho personaje de escena nos plantea un escenario hasta cierto punto semejante al que el equipo de Hideaki Anno nos relata en su historia. Esta situación es observable en los tercios finales de Gurren-Lagann, en donde todo adopta un aire más sombrío debido al salto temporal a modo de continuación de los sucesos finales del primer arco (similar a Dragon Ball  y Z).

Simon, el escavador

-¡Sí vas a cavar, hazlo hacia los cielos!-

 

Pero esta no es la historia de Kamina. La belleza de Tengen Toppa Gurren-Lagann yace en el crecimiento de Simon. El cómo este chico va ganándose la confianza de sus compañeros en la brigada gracias a Kamina, y luego por sus propios méritos, pone a la palestra uno de los momentos de mayor peso emocional en la industria. La madurez de Simon nos traslada desde las pequeñas escaramuzas contra los Mechas de los hombres bestia hasta una odisea intergaláctica contra el confín del universo personificado.

Una historia creada por adultos que grita adolescencia dirigida a todo el público susceptible, dejando una marca imborrable en el anime como lo conocemos. Es muy posible que Tengen Toppa Gurren-Lagann no resuene contigo, haciendo de esta una recomendación un tanto forzada. Pero estamos frente a uno de los animes más influyentes hasta la fecha, y prefiero que le des una probada y no te guste, a simplemente ignorarla y dejarla pasar.