El Manga: Un medio de comunicación brillante. Parte 1

El manga, una forma de arte llevada a la luz por Ozamu Tezuka, se convierte en un vehículo para transmitir ideas y emociones de una forma única.

0

El manga vio la luz cuando el brillante Ozamu Tezuka concibió su obra “Tesuwan Atom” o como se le conoce en el resto del mundo “Astroboy”. Desde ese momento, el arte de transmitir ideas por medio del dibujo manga no hizo más que crecer. El manga es un reflejo del orden y la formalidad de la cultura japonesa.

Osamu Tezuka en su estudio, sostiene una figura de Astroboy

Tanto formas de expresión como técnicas de dibujo fueron creadas y perfeccionadas, y las escuelas de dibujo florecieron extendiendo sus conocimientos a las nuevas generaciones, hasta lograr que el manga ocupara gran parte de la cultura japonesa.

En la actualidad hay una enorme cantidad de historias que han sido desarrolladas por medio del manga. Y otros cientos que aún están en desarrollo. Las escuelas de manga son cada vez más comunes. Los artistas o mangakas, adoptan discípulos que abracen su forma y sus técnicas de dibujo. El manga está en su mejor momento.

En esta primera parte se explorarán un poco los géneros que no reciben tanta atención por parte del público del sol naciente. A razón de la cantidad de chicos que cada vez más se inician con el shonen por ejemplo, y que a fuerza de no conocer más, se quedan aquí.

Los géneros de la izquierda.

Las hisotrias varían de acuerdo a la revista en la que son publicados, o a la editorial que los financia. Los  más populares como el shonen o el mecha son por lo general historias largas. Pero no hay que dejar de lado dos géneros que al día de hoy, encuentran nuevas formas de llegar al público: el seinen y el shojo.

Astroboy, adaptado por Naoki Urasawa

El seinen.

El seinen se define como el manga para jóvenes mayores de 18 años. Esto no implica que sea del género erótico, como el ecchi o el hentai. El seinen es un manga para mayores dados los temas que trata. Generalmente son política, violencia o economía, y su estilo tiende a ser más sofisticado. Uno de los grandes exponentes de éste género es el gran Naoki Urasawa, creador de historias tan bien elaboradas como 20th century boys y Monster. La primera no ha podido ser llevada al anime debido a la complejidad de su trama. La segunda cuenta con una adaptación de más de 70 episodios.

Pluto, otra obra de Urasawa, planea llevarse a la pantalla con una serie de episodios de más de una hora. Para abarcar todas las partes de la hisotria y ser justos con el tiempo. Un dato de interés: Pluto se basa en un arco de la historia de Astroboy. Urasawa tuvo que contactar con uno de los hijos de Osamu Tezuka para que evaluara la hisotria y los diseños, y después de hacerlo aceptó ser el supervisor de la historia gustoso.

Una escena de Gamen no Karasu, la iluminación sobre la chica sugiere lo dulce que es y la luz en sus ojos sugiere ternura y paz

El shojo

El shojo marca una pauta en su propio estilo. Si bien el seien tiene temas tan complejos y serios: El shojo toma elementos de la cotidianidad para desenvolver una trama “para chicas” con todos los dilemas de la adolescencia. Y los explotan de formas inesperadas pero sorprendentes mediante el sentir de los protagonistas. Generalmente, el mangaka del shojo logra hacer que el lector viva con la pasión de sus personajes las situaciones que describe. Un buen ejemplo : Sakura Card Captor o el manga de K-on (Keion).

La iluminación.

La iluminación juega un papel destacable en el shojo. Ya sea para resaltar una expresión de un personaje o para marcar al existencia de un elemento. La iluminación es una herramienta que permite al mangaka centrar la atención del lector en aquello que quiere destacar.

¿Cómo es esto posible?. Varios recursos juegan un papel importante: el estilo de dibujo, el grado de identificación del lector con la situación, y los elementos de sensibilidad que estén plasmados. Pero lo primero es lo primero. La trama.

La trama.

Más de un aficionado al anime se acerca a un lanzamiento nuevo para leer de qué va la trama antes de ver el primer episodio. Lo mismo pasa con el manga. La trama de una historia es un elemento fundamental para el mangaka a la hora de dar paso a su arte. Si una hisotria es buena la calidad del trazo pasa a un plano menos importante aunque igual de protagónico. Un buen ejemplo de un trazo no tan bueno es la hisotria de Sin-chan, y uno totalmente opuesto es Gantz, o Bersek.

Hay que recordar que las formas de una trama, como en la literatura, pueden variar de orden. La historia puede empezar de forma lineal (ab ovo) , como Sakura Card Captor o Bersek. Desde el medio (in media res) como Zetsuen no Tempest. O desde el final (in extrema res). También es cierto que por muy cliché que suene una sinopsis al comienzo. Muchas obras tratan de innovar desde sus campos. Como Re:zero, o Fullmetal Alchemist.

El publico que ambos géneros han ganado en los años recientes también va unido de la trama.  Las historias inolvidables de productoras como Clamp. O las tramas serias y perfectas de autores como Urasawa, buscan su inspiración en hechos históricos o situaciones que marcaron alguna etapa de la vida de los autores. Esto, de nuevo, genera unión con el lector mediante el proceso de identificación

Y ¡Hasta aquí la primera parte!, un pequeño vistazo a ciertos elementos que se desarrollarán a profundidad en las siguientes partes de las próximas semanas. Una cada viernes. En la próxima: La publicación del manga, el estilo propio y las guías de dibujo.

No olvides seguir conectado a Tokyomag.net