La Katana Japonesa y su casi extinto proceso tradicional

Estas peculiares espadas eran ten veneradas por sus portadores que incluso llegaban ponerle nombre, afirmando tener un espíritu propio.

0

Entre las curiosidades culturales de Japón una de las que más resalta por supuesto son los samurái. Por supuesto son reconocibles a nivel mundial por sus rituales, forma de vestir, sus códigos y sus armas.
Ser un Samurái no era algo fácil se requerían años de práctica y toda una vida de dedicación. Por la misma razón se exigía el mismo nivel de compromiso para elaborar sus armas.
La Katana o sable Japonés es un arma excepcional que se destaca sobre las todas las espadas en el mundo. Su elaboración es tan compleja como laboriosa y esto da como resultado un arma letal y duradera. Pudiendo heredarse en una familia por más de 1000 años.

una katana meramente de demostración para distribución comercial
Katana de exhibicionismo forjada de manera industrial para su venta

Las Espadas con Espíritu Propio

Estas peculiares espadas eran ten veneradas por sus portadores que incluso llegaban ponerle nombre, afirmando tener un espíritu propio. Con el paso el tiempo se fue refinando la técnica de su elaboración. Y así surgieron grandes nombres de herreros como Masamune o Muramasa. Pero, ¿Como es que se hace un sable Japonés? ¿Quienes son los responsables de crear un arma tan exquisita? Bueno como ya es costumbre solo te llevare hasta el punto de partida, por si te interesa el tema tengas de donde comenzar.

El Tatara es un Horno japones que sirve para separar la arena ferrosa y obtener el acero para forjar katanas y cuchillos.
Trabajadores del acero alimentando el Tatara.

Algunos meses de trabajo muy pesados

La elaboración del sable japonés o Katana es un proceso que puede durar entre tres meses a medio año aproximadamente. Dependiendo de cuantas personas trabajen en la construcción del Horno, su alimentación, la extracción del acero y posteriormente la forja.
Antiguamente en la época feudal de Japón había ciertos clanes o familias dedicadas a la fabricación de acero. El ornó empleado en esa época se llamaba Tatara, para alcanzar  la temperatura ideal se tenía que alimentar con carbón de 3 a 5 días seguidos.

Los trabajadores derriban el Tatara para extraer el Acero que sera usado para forjar Katanas y cuchillos.
El derribo del Tatara para la posterior extracción del preciado Acero

El momento de comenzar a forjar el Tamahane.

Una vez terminado el proceso lo que queda es el llamado Tamahane o acero joya. El artesano o herrero selecciona los trozos de Tamahane que más le parecen para comenzar a trabajar. Moldeando el tamahane hasta hacer láminas delgadas para detetecar su riqueza en carbono lo que determinara la dureza y flexibilidad de la hoja. Una vez seleccionadas las mejores laminas, se le calientan y se les funde hasta crear un bloque de acero.

Torsos de Tamahane listos para ser trabajados.

Quitar impurezas mediante Pliegues, produce un acero de mejor calidad

Este bloque se parte en 2 y se pliega sobre sí mismo un proceso que se repite entre 12 a 14 veces. Esto con el fin de remover las impurezas y refinar el acero piel o kawagane.
Una vez terminado esto se procede a formar otro bloque de acero que será destinado para la hoja conocido como Hagane.

la fusión de las laminas de metal en un bloque para su posterior proceso de plegado.

El hagane y el Kawagane el centro y corteza de la Katana.

El hagane a diferencia del Kawagane no se le hace tantos pliegues para que no pierda tanto carbono y conserve aun más dureza que el Kawagane. ¿Por qué simplemente no hacer toda la hoja de una sola barra de metal? Bueno la respuesta para eso es que si la hoja en su totalidad es demasiado dura tiende a romperse.

Flexibilidad y dureza extrema combinación letal y duradera.

Para solucionar esto los herreros decidieron usar 2 o más bloques de acero. Se trabajaban independientemente para después destinarlos a diferentes partes de la Katana.
Una vez listos el Kawagane se dobla como una ´´U´´ para en medio de este meter el Hagane. Como un sandiwsh de metal al rojo. Se golpea hasta conseguir la fusión de estos y se enfría para recubrirlo con una arcilla especial. Se calienta nuevamente con la arcilla para darle la forma adecuada y la punta.

Y ahora si la última prueba el templado que consiste en enfriar de manera abrupta la hoja ya compuesta de varias aceros. Este cambio repentino de temperaturas es lo que hace que la hoja tenga esa curvatura que la distingue. Este es el proceso más básico para una katana promedio, ya ni se diga una valiosa y excepcional reliquia antigua. Se dice que Massaume utilizaba hasta 7 tipos de acero para forjar sus míticas espadas.
Hay mas pasos a seguir después de terminar la hoja, el pulido, la empuñadura y el grabado o firma. También esta el proceso de crear una Funda adecuada y muchos adornos que vallan con la armadura del guerrero.

Un arte al borde de la extinción.

Sumando a estos muchos rituales religiosos pre y post fabricación hacen de su elaboración algo único. Por lo tanto se le atribuye un enorme valor tanto artístico como económico. Pero esencialmente es el atributo cultural que mas resalta de este país, con simbolismos implícitos de belleza, honor y muerte que tanto nos gusta de toda la mitología del samurai.
desafortunada mente esta practica ceremonial y religiosa esta al borde de la extinción, reemplazada por las nuevas tecnologías. Aun quedan unos pocos artesanos tradicionales principalmente en Osaka, cuyo trabajo es venerado y sobretodo muy bien remunerado por la calidad, compromiso y dedicación.