Cultura JaponesaJapón

La historia de Hachiko, el perro fiel del cruce de Shibuya

La historia ocurrió en Japón en 1925, pero casi un siglo después sigue conmoviendo a los amantes de los animales. Así fue como Hachiko se convirtió en una leyenda.

Si eres de los que gustan de las grandes historias y además amas a los caninos, no puedes dejar de conocer, la historia de un perro de raza Akita Inu (秋田 犬) que tenía por nombre Hachiko.

Hachiko y Hidesaburo Ueno, imagen real.
Hachiko y Hidesaburo Ueno, imagen real.

Los Akita Inu son una raza canina originaria de las montañas del norte de Japón, utilizados para cazar osos y son llamados también perros de guerra por su  capacidad de ataque y defensa. Por su tamaño mediano se empezó a utilizar como  perro de peleas y para darle potencia y más agresividad se cruzó con un mástil inglés, lo cual ocasiono la pérdida de su pedigree.

Hidesaburo Ueno, profesor de la Universidad Imperial de Tokio.
Hidesaburo Ueno, profesor de la Universidad Imperial de Tokio.

El 19 de Enero de 1872 nace Hidesaburo  Ueno, quien fue un Ingeniero Agrónomo egresado de la Universidad Imperial de Tokio (actualmente conocida con el nombre de Universidad  de Tokio) donde posteriormente seria profesor en el año de 1916, ya antes lo fue en la Universidad Agrícola para el año de 1902.

Pero que tiene que ver este ingeniero Agrónomo en esta historia, pues resulta que este señor, el cual falleció producto de una hemorragia cerebral mientras impartía clases en Tokio el 21 de Mayo de 1925, fue el amo y dueño de Hachiko, un perro macho marrón dorado, que lo espero durante 10 años en la estación de trenes de Shibuya.

Todos los días, Hachiko asistía a la estación a esperar de vuelta a su amo, sin que nadie notara su presencia, no fue sino hasta 1932. Cuando el diario Asahi recogió por primera vez su historia, logrando magnificar  y convirtiendo en leyenda a este fiel perro que lo único que quería era volver a ver a su fiel amigo Hidesaburo Ueno.

Hachiko sigue esperando a su amo en Shibuya.
Hachiko esperando a su amo en Shibuya.

Hachiko se reunió finalmente con su amo…

Este lindo animal causo la sensación de los usuarios del servicio de tren, quienes a su salida siempre le regalaban a Hachiko restos de comida, además en la localidad se le realizo una estatua en honor a su lealtad. Dicha estatua hoy día es toda una atracción turística y cada año recibe miles de visita, convirtiéndose incluso en una referencia como lugar de encuentros.

Hachiko inmortalizado en una estatua.
Hachiko inmortalizado en una estatua.

La historia de Hachiko continua siendo muy relevante en la cultura japonesa, hasta el día de hoy la historia es contada a los niños como un ejemplo de gran fidelidad y lealtad.

¿Te ha gustado la historia de Hachiko?
Hakkav
autorHakkav
Founder and CEO
I'm not here to fit into your world. I'm here to build my own.