Conociendo Japón: La Sociedad Vertical Japonesa

0
Sempai Kohai by TokyoMag.net
Una de las expresiones más comunes y conocidas por todos, la relación Sempai-Kohai.

Es bastante común para quienes queremos conocer la cultura japonesa que su sociedad nos parece interesante, atractiva y encantadora. Nos llama la atención el formalismo con el que se rige, inclusive en situaciones que debieran parecernos cotidianas. Un ejemplo de ello es la curiosa relación Sempai-Kohai entre personas que tienen no más de un año de diferencia.

Está presente en múltiples espacios, desde la escuela hasta en la empresa, pasando por las universidades y los Clubes. Pareciera que es un fenómeno que es transversal a lo ancho y largo del país del sol naciente.

Llama mucho la atención la fuerte verticalidad que compone esta estructurada sociedad, pero al comprender la necesidad de la conformación del grupo y la apreciación de la experiencia del otro para aprender, es que podemos ir vislumbrando las razones de dicho comportamiento.

No distingue sexos ni tampoco edades, para una persona que es más nueva, probablemente más joven, que el otro, deberá tratarlo con sumo respeto, cuidando el mantener el status quo y preservando siempre una distancia, como si se fuera a endiosar a la otra persona.

Esta visión social es transversal a la sociedad.

Orígenes de la Verticalidad

La sociedad japonesa, aún con los cambios tecnológicos que ha vivido a lo largo de su vida, es una sociedad Agrícola. Esto implica que tienen  orientación grupal, junto con otros ritos, tanto espirituales como de comportamiento.

Esto proviene desde el periodo Yayoi (300 a.C.-300 d.C.). La agricultura se instala en dicho periodo y es el medio de subsistencia del grueso de la población de Japón hasta 1800.

Los ancianos cumplen un rol fundamental, principalmente porque como han vivido tanto, tienen la sabiduría y la experiencia para manejar las diversas vicisitudes de la vida. Su rol es fundamental para sobrevivir. Y una razón más que justificada para ser merecedora de respeto. Es por esto que la experiencia en terreno es tan valorada.

Por otra parte, ya con la instauraciones de las artes marciales, la estructura social vuelve a tener un cambio. Esto es debido a la cadena de aprendizaje que se instaura para otorgar disciplina, cadenas de mando y sentido de deber por rango.

Uno de los lugares más comunes en la apreciación de rango por la experiencia es un Dojo.

Desglosando a partir de allí es que, si alguien tiene algo más de tiempo que otro en una actividad, esa persona es de respeto.  Esa es la persona que te va a enseñar, guiar o acompañar en el proceso de aprendizaje.

Con los pasos de los años, este comportamiento gremial se extiende debido a su gran eficacia. Todos se ayudan entre sí, facilitando la labor de los más ancianos. Y consiguen así preservar la hegemonía y la Armonía. Esta ultima ya mencionada en el anterior artículo, como virtud esencial en la sociedad Japonesa.