Conociendo Japón: Escritura y Literatura del Sol Naciente

El alfabeto Japonés es hipnotizante, complejo y cautivador. Su escritura posee una corta historia que carece de aburrimiento para quien le interese. Adentrémonos a la escritura y literatura en Japón.

0
La tradición de la escritura es un arte y un ritual de meditación al mismo tiempo.

La literatura japonesa es mundialmente conocida por su prolífica producción y exquisitez en técnicas de origen único. Asimismo, la escritura en Japón es interesante y algo agotadora de entender, esto debido a que son tres alfabetos simultáneos. Un ejemplo de ello son los Haiku [俳句], los cuales su belleza estética no solo está en la elección de las palabras, sino en su forma.

Para una cultura de más de 12.000 años de antigüedad, es de esperarse que la escritura también lo sea. Sin embargo, la realidad es bastante diferente. Su escritura propia solo tiene un aproximado de 1.600 años. El día de hoy nos adentraremos en su historia.

Periodos Joumon hasta Asuka (10.000 a.C-710 d.C)

En un inicio, la cultura japonesa era exclusivamente oral, por lo que todas las recopilaciones historicas corresponden a herramientas historiográficas de China, y algunas coreanas. Es por ello que los mecanismos de registro, eran muy rudimentarios, además que no eran tan necesarios.

En el periodo Joumon (10.000 a.C. – 300 a.C.) la estructura de la sociedad principalmente cazadora recolectora. Vivían en pequeñas aldeas y la sociedad era principalmente dirigida por el patriarca, el más anciano.

Por otra parte, los Yayoi (300 a.C. – 300 d.C.), quienes estaban mucho más organizados, se erigían en aldeas protegidas por los espiritus que los rodeaban, cuidaban sus cultivos y poseían casas pensadas para grandes familias.

Ninguna sociedad previa al periodo Yamato (300- 710), compuesto por la era Kofun y Asuka, requería de un sistema de registro para su funcionamiento. Era prescindible.

Pero todo cambió cuando el Clan Yamato decidió erigirse con el poder. La conformación de un Estado japonés y de un Imperio simil al de China, los llevó a decidir que era necesario poseer un alfabeto.

Sin embargo, esta decisión política fue tomada por el gran Prícipe Shotoku, quien tras discutirlo con la corte, decide traer desde China un alfabeto digno de su imperio.

Esto conllevó a la adopción de un mecanismo de escritura que no era propio de Japón: el Kanji[漢字].

La evolución de la Escritura: Eras Nara y Heian (710 – 1192)

Al contrario de lo que se esperaba, la popularidad de los Kanji incrementó con tal prontitud que en la era Nara (710 – 794), toda la corte imperial lo estaba aprendiendo o ya lo dominaba.

Se descubrió, para las traducciones más rápidas, que algunos fragmentos de los Kanji podrían ser usados. Este es el origen del Katakana [カタカナ].

Sin embargo, debido a la mala concepción del budismo, este alfabeto solo podía ser aprendido por hombres. Mujeres y niñas quedaban completamente excluidas de su aprendizaje.

Esto desencadenó que las damas de la corte, a partir de lo poco observado y visto de reojo, emprendieron la misión de crear un sistema alfabético propio, dando así origen al Hiragana [ひらがな]. Las primeras compilaciones literarias fueron hechas por las mujeres de la corte, quienes aburridas, escribían para su diversión.

Las damas de compañía y cortesanas escribían para entretener a sus señores
Las damas de compañía y cortesanas escribían para entretener a sus señores

Una de las obras compilatorias más importante es el Man’yōshūÉste es una compilación de aproximadamente 4.000 poemas de tradición Oral, diversos tamaños y sin distinción de estrato social. Tanto campesinos, soldados o nobles eran registrados para este. El pensamiento de la cultura japonesa y sus virtudes se ve reflejado en cada poema, volviéndose transversal.

Otra famosa novela es el Romance de Genji de Murasaki Shikibu (978-1016). Aquí es retratada la corte Heiana con una impresionante elegancia y esteticismo que aún con el paso de los años, sigue siendo reconocido como obra maestra.

Los métodos y mecanismos de escritura japonesa fueron moldeándose al estilo chino.

La consolidación cultural en Kamakura (1196 – 1333)

Tras la amplia recepción que la literatura femenina fue recibiendo, es que se considera fundamental que una mujer de buena clase, deba escribir delicadamente. Se instruye de manera generalizada la alfabetización en la corte.

Además de ello, la caligrafía toma una gran relevancia. Se practica como forma de meditación.

Preludio y desmoronamiento de Japón, las guerras civiles (1333 – 1603).

Las constantes crisis en Japón, el hambre y las pestes, degeneraron los florecimientos culturales. El mal manejo del emperador, el aumento del poder de los señores feudales sumaron factores que desencadenaron la guerra.

Las preocupaciones fueron tales que todo se centró en la guerra, el correcto abastecimiento y, por ultimo, la conquista del poder.

Las esperanzas estaban disminuidas casi por completo. Hasta la invasión de Oda Nobunaga, Toyotomi Hideyoshi y Tokugawa Ieyasu. Ellos, a través de diversas batallas, reestructuran el mundo japonés.

Tokugawa, el Sakoku y la escritura (1603 – 1867)

La era Tokugawa, es conocida como la era del florecimiento cultural japonés. Esto es debido al Sakoku, el enclaustramiento de Japón al mundo. La literatura y poesía se vuelven uno de los ejes de la representación cultural. Impartida desde la clase Samurai, guiada por la búsqueda de la perfección, el camino del guerrero queda marcado en sus relatos.

Diversas sectores de la sociedad japonesa desean contribuir, desde textos recopilatorios hasta Novelas. Todo sirve.

Los registros son de suma importancia para su florecimiento, es aquí en donde el Haiku toma relevancia. La belleza y la perfección toman las riendas de la cultura Japonesa. Formas de redacción, chinas en un inicio, se comparten con las holandesas. Esto desencadenan que Japón cree un estilo propio y distintivo hasta el día hoy.

La literatura es una muestra esencial del desarrollo cultural de las sociedades, Japón no es la Excepción.
La literatura es una muestra esencial del desarrollo cultural de las sociedades, Japón no es la Excepción.

Las Geishas, quienes a partir del entretenimiento para los hombres, escribían principalemente poesía. Ella toman un rol activo en la escritura en japón, debían estar preparadas para lo que se necesitase para entretener.

Desde Meiji hasta hoy: La escritura como medio de supervivencia

El quiebre social que se infunde en Japón, junto con el descontento social queda plasmado en varias obras. Sin embargo, la llegada de la esperanza difundida por el Emperador, revitaliza la fe del pueblo. La apertura de Japón al mundo, influye en satisfacer la necesidad y curiosidad de los eruditos japoneses por conocer los medios, estilos y categorías propios de Occidente.

Así es como, la literatura evoluciona nuevamente, permitiendo ensayos políticos, libros de pensamiento filosófico-político y novelas de todo tipo. La proliferación artística fue tal que marcó un antes y después en la misma. El ardor político en Meiji, junto con la moral del pueblo, estaba tan alta que se ve reflejada en los escritos de la época.

La sensación de invencibilidad en Japón se ve contrapuesta con la aplastante realidad, la burbuja podría explotar en cualquier momento.

Kawabata YasunariAkutagawa Ryūnosuke, Dazai Osamu, Mishima Yukio, fueron algunos de los que lo vieron primero. Sus escritos llenos de dolor y desesperanza, previos a la derrota de Japón en la segunda Guerra Mundial, muestran el japón que quería ser ocultado. La pobreza, el hambre y la mala calidad de vida seguían estan allí, aunque no quisiera ser vista.

Para los periodos de ocupación norteamericana, Ryu Murakami, en su obra Azul casi Transparente, relata con una crudeza casi bella, la realidad de la juventud japonesa, exponiendo sus atrocidades, para terminar con la desesperación de perder el amor.

Actualmente, uno de los más famosos literatos japoneses es Murakami Haruki, quien nos deleita con obras como: La casa del Carnero Salvaje (1982), Tokio blues (Norwegian Wood) (1987), Crónica del Pájaro que da vuelta al mundo (1995), Los años de Peregrinación del chico sin color (2013), entre otros.

No importa qué se lea, Japón nos enamora hasta el día de hoy.