Aokigahara: El Bosque de los Suicidios

Aokigahara, es un bosque que por sus leyendas puede resultar aterrador, y aquí te explicamos el porque.

0
Imagen de la película The Forest (2016) basada en la leyenda de Aokigahara.

Aokigahara (青木ヶ原) mejor conocido como Mar de Árboles (樹海), es un bosque de 35 km² ubicado al noroeste de la base del Monte Fuji entre la prefectura de Yamanashi y la de Shizuoka, en Japón. El bosque tiene una asociación histórica con demonios de  y Yokais de la mitología japonesa, habiendo inclusive poemas de 1.000 años de antigüedad que indican que el bosque está maldito.

Monte Fuji.

Geografia y Origen

Aokigahara se formó a causa de los torrentes de lava por las constantes erupciones del Monte Fuji ocurridas entre los años 800 y 1083. Jōgan, fue una de las erupciones volcánicas que mas contribuyo a la formación de Aokigahara, con una duración de 10 días y un alcance, que abarco parte de la bahía de Edo y la provincia de KaiLa cantidad de lava emergida afectó a un antiguo lago en las cercanías llamado Senoumi, dividiéndolo en 3 lagos; Sai (西湖) Shōji (精進湖) y Motosu (本栖湖).

La superficie del bosque está formada principalmente por una espesa capa de roca volcánica, habiendo en los alrededores del bosque una serie de rutas no oficiales que los voluntarios locales utilizan para adentrarse al bosque en la búsqueda anual de cadáveres o personas desaparecidas.

Carteles de ayuda en el bosque Aokigahara.

En años recientes, los excursionistas que se adentran al bosque su marcan su camino de ingreso con cinta adhesiva como medida preventiva de evitar perderse. La cinta adhesiva colocada por excursionista comúnmente no es retirada por los mismos, creciendo gradualmente y encontrándose hasta 1 km adentro del bosque; a lo largo de todo el camino se pueden ver avisos que ofrecen números de ayuda a aquellos que quieren acabar con su vida, así como mensajes de ayuda escritos en muchos idiomas.

El Completo Manual del Suicidio.

¿Como Empezó el Mito?

En el Japón feudal del siglo XIX, cuando las hambrunas y las epidemias azotaban a la población, las familias más pobres abandonaban a su suerte a los niños y a los ancianos que no podían alimentar, por este motivo, surgieron historias que afirmaban que el bosque estaba encantado por los fantasmas de los que allí murieron.

Su fama como lugar de suicidio puede deberse a la novela Nami no Tou, publicada en 1960 por Seicho Matsumoto, en la que al final de la obra dos amantes se suicidan en el bosque. A esto se le puede sumar la publicación El Completo Manual del Suicidio, en 1993 por Wataru Tsurumi, una guía para suicidarse donde recomienda este bosque como un lugar idóneo para quitarse la vida.

Pertenencias encontradas en el bosque en las búsquedas anuales de cuerpos.

Aokigahara y las Defunciones

En Aokigahara llegan a ser reportados casi 100 muertes al año, ya que Japón es uno de los países con una tasa de suicidio alta. De acuerdo a cifras de la Organisacion Mundial de la Salud, Japón tiene el tercer lugar en suicidios, por debajo de Corea del Sur y Hungría. Los problemas económicos suelen ser la causa más común, pero el Hikikomori  un tipo de aislamiento social que logra que las personas no salgan en absoluto de sus casas, ha comenzando a tomar muchas vidas. 

Desde 1950 se han encontrado cadáveres en el bosque, en 2002 tan sólo fueron 78 y en 2003 se rompió el récord con 100 cuerpos. La alta tasa de suicidios ha hecho que se designara a operarios para que colocasen carteles en el bosque, tanto en japonés como en inglés, con el fin de que aquellos que vayan con el propósito de suicidarse busquen ayuda. Los intentos para buscar cuerpos se han estado realizando desde 1970. En promedio, unos 300 operarios se adentran anualmente en el bosque para localizar los cadáveres que no han sido encontrados por los visitantes y guardias forestales. Incluso la policía patrulla los alrededores en busca de posibles suicidas o cadáveres.